Importance of discipline taking records

waxonwaxoffDiscipline is any training intended to produce a specific character or pattern of behaviour. Discipline is nothing but point a goal and achieve it through a protocol, discipline is consistency, discipline is hit the stone always in the same place, always with a good guidance of course.

We live in an age where there aren’t dragons to slay or lands to conquer, and where access to resources and opportunities are so abundant that to know what we want and go after it’s the only gap from heroism. Today the (main) problem isn’t that you can’t get what you want, but you don’t want it enough. Most things we want to achieve aren’t difficult, it’s only lack of desire or fear what separate us from it and it’s at that point where discipline plays a key role.

I have always considered myself a very disciplined person but discipline doesn’t mean success if isn’t focused in the right direction. A high-level athlete needs self-discipline but also a coach to motivate and guide him through the whole process, no one born knowing everything.

Let’s transfer this to dentistry and the topic I want to address, “the importance of discipline taking records“. A long term success treatment is based on good planning, today we know that this is not applied in everyday dentistry. We diagnose fast and wrong without a good analysis of the situation, in  the same way we live fast our live. This is often because of fear of understanding the complexity of the case or because we’re afraid that the patient won’t accept treatment. If we’re at that point we are doomed to failure.

We have to understand that, being in a situation of discomfort is good, it makes us be more aware, it makes us want to investigate and understand what’s out of our control. To be in a discomfort situation makes us progress!

To understand what’s happening in the mouth is essential to design a good treatment plan, it’s critical for long term success, it’s essential to avoid unexpected surprises and is essential to the patient. The first step in all this starts with taking good records, we must be careful, we must be precise, there are too many steps in the process in which we can miss some information, so the closer we are to perfection, the better will be our job.

Understand all this has taken me a while, and it was not until I started working with Dr. Ian Buckle when I started to fit the pieces of the puzzle, “discipline is perfection Pablo, we must be precise!“.

We work in a multidisciplinary team in which excellent records is critical. What for me may not be relevant as endodontist can be critical for the orthodontist or the surgeon , details are perfection.

We can have many years of experience, we can have a lot of knowledge in our field, but if we don’t understand that a good treatment plan begins with good records we are doomed to be an average dentist.

Discipline is the bridge between goals and accomplishment“. Jim Rohn.

Dr. Pablo Salmerón.

The importance of an accessory screen in endodontics

20150924_161013_resized In this post I would like to talk about why an accessory screen, as much bigger the better, is very important for me on a root canal treatment.

Documentation: An accessory screen allows you to take better photos and videos. One disadvantage of microscopes that do not have built in cameras and need an accessory camera is the difficulty of “pairing” what you see through the eyepieces and what your camera captures through the beam splitter. That image you want to capture and document, should be the same focused image through your eyes and through the camera, but requires a perfect configuration thereof, and the correct setting of the diopter correction of the eyepieces. The camera captures the image of one eye, either the right or left depending in which side of the microscope the camera is. When we look through the microscope we have stereoscopic vision, we see with both eyes at the same time, and is our brain with his own corrections who made a sharp image in the end. The problem here is that without that perfect “pairing” between camera, eyepieces, eyes and brain if we need to document the most tiny detail, that is only focused in one particular millimeter depth of field, we may find that the image of the detail that we wanted to document is not focused at all.

One of the options is trying to focus through the LCD of the camera, the problem is that the size of the LCD is small and usually is in a position that is not comfortable to focus through it.
For me the solution was to connect the microscope to a 55″ screen that I have in front of me. Through that screen it is very easy to document every detail and get good quality photos and videos with the details that I want to show totally focused.

Assistants: Working with a large screen allows my assistant see what I see so she can help me better. Your assistants are part of the treatment, involve them and show what you see motivates them to work. Another advantage is that they can avoid look directly to the work field for more time. This prevents from suffering headaches and vision problems as the light source of the microscope is very bright and brings all these problems after a long work session.

Education: A large screen allow me to teach and train other dentists who want to learn about endodontics.

These are the three reasons why I love working with a large accessory screen.

Dr. Pablo Salmerón.

Un poco de autocrítica

Out-of-the-Box-Solutions_PNGA menudo me pregunto si hacemos las cosas bien o mal, si sabiendo que las hacemos mal hacemos algo por hacerlas bien, o si sabiendo que las hacemos bien hacemos algo por intentar hacerlas aún mejor. Llegar a este punto es difícil, asumir el “se como hacerlo mejor y no lo estoy haciendo” es, cuanto menos, un asalto a viejas convicciones, costumbres y formas de hacer las cosas que, hasta ese momento, nos habían dado cierta paz interior.

Desaprender para volver a aprender“, decía mi amigo el Dr. Álvaro Ferrando, (o quizás Javier Rubio, gracias por la aclaración Dani) el otro día en un curso. Replantearse la forma en la que uno hace las cosas y abrir la mente a nuevos conceptos, con técnicas más o menos complejas, a menudo puede ser difícil y un verdadero quebradero de cabeza, porque no nos engañemos, el cambio asusta, el cambio cuesta.

leonardo-da-vinci-anatomyLa odontología es una profesión complicada, se nos exige ser artistas, además de grandes clínicos y científicos. A menudo, se nos olvida que lo que hacemos es medicina, nos centramos en los dientes como si fueran pequeñas piezas de “algo” y no vemos el conjunto. Olvidamos que tratamos enfermedades, que tratamos a personas, olvidamos esa parte de médicos que nos corresponde. No vale empatizar un poco con el paciente y ya está, olvidamos que nuestras intervenciones pueden afectar a otras partes del cuerpo, olvidamos que hay que hacer buenos diagnósticos y buenos planes de tratamientos porque no nos los pagan, olvidamos el “hacia dónde vamos”, el “hacia dónde quiero ir”, olvidamos que en los trombos que provocan enfermedades cardio vasculares, y a veces la muerte, encontramos patógenos que provienen de abscesos dentales y nos quedamos tan a gusto diciéndole al paciente un “mientras no moleste…”. Olvidamos que nuestras intervenciones, muchas veces, pueden marcar la calidad de vida de las personas y es que al final terminamos olvidando que lo que hacemos es medicina y no carpintería. A muchos no os gustará pensar en todo esto, no os sentiréis identificados, lo hacéis bien, y cualquier cosa que os haga pensar en hacerlo mejor es perder el tiempo porque vuestro método funciona, ¿seguro?

Todos nos equivocamos, todos tenemos errores, no hablo de ser perfectos, al fin y al cabo somos humanos y, como humanos, erramos. Mis reflexiones van hacía aquellos que sabiendo que pueden, sabiendo cómo hacerlo, sin grandes inversiones ni mucha parafernalia, no se preocupan en hacerlo mejor.

dawson academyDesde hace ya 7 meses, como muchos sabéis, estoy trabajando en Liverpool como endodoncista, allí no sólo me dedico a hacer endodoncias sino que, además, asisto a cursos. La clínica es también un centro de formación de dos plantas cuyo dueño, director, dentista y amigo el Dr. Ian Buckle es, también, director de la Dawson Academy en UK. Mi amigo el Dr. Pepe Feito es el director de España.

Sin enrollarme mucho, basicamente os explico que la Dawson Academy es una escuela de oclusión americana centrada el relación oclusal que tiene como objetivo conseguir una buena relación céntrica. La escuela FACE de ortodoncia es algo parecido, si no es así que alguien me corrija.

Durante mucho tiempo, a la hora de hacer prótesis, no me había parado a pensar si había una forma mejor de hacer las cosas. Simplemente tomaba registros y, con más o menos pruebas, colocaba coronas, puentes o prótesis, lo más ajustadas y bonitas posibles. La prótesis o la ortodoncia es mucho más que eso y, para entenderla, hay que entender primero el concepto oclusión. Si fuera ortodoncista quizá podría explicarlo mejor, pero ya sabéis que lo que a mi me pone es la endo.

La boca hay que mirarla dentro de un marco, dentro de un todo que comprende dientes, mandíbula, maxilar y articulaciones. Todos esos elementos están íntimamente relacionados entre si y la alteración de cualquiera de ellos puede afectar a los otros. La boca es todo un sistema complejo y nosotros, los dentistas, somos responsables de su cuidado.

Durante todo este tiempo y mis viajes a Liverpool, he ido abriendo la mente a nuevos conceptos,  he asistido a cursos con profesores de USA, España y UK… conceptos como el “complete dentistry” dentro de un marco funcional que engloba huesos, dientes y articulaciones, han hecho que me replanteé todo lo que venía haciendo hasta ahora en este campo. La boca es un conjunto y, no verlo así, suele traer consecuencias para nuestros pacientes a largo plazo, pero muchas veces ni pensamos en ello.

La base del éxito es la planificación, necesitamos datos, registros, toda la información posible; para ello, hay que valerse de fotografías, modelos, escáneres, articuladores… esto es aún más importante en clínicas multidisciplinares donde tiene que haber un “director de orquesta” dirigiendo todo el proceso. ¿Quién monta en articulador?, ¿cómo es posible cephalometryplanificar bien un tratamiento sin hacerlo?, ¿cómo podemos hacer tratamientos complejos de calidad a largo plazo sin toda esa información que no estamos recolectando?, ¿cómo podría un arquitecto construir un edificio sin haber hecho los planos primero? Os puedo asegurar que la relación entre la articulación temporomandibular, mandíbula, maxilar y dientes es más compleja que un edificio de veinte plantas.

El 99% de las veces cargamos la responsabilidad del diseño de nuestras prótesis al laboratorio, y esa no es su función, tenemos suerte de contar con grandes protésicos que nos suelen salvar el culo gracias a todos sus años de experiencia, pero si tuvieran que hacer su trabajo estrictamente y hacer las prótesis con las indicaciones y registros que les damos, estaríamos jodidos… Y lo digo así de claro.

Muchas veces, aun sabiendo cómo hacerlo, no tenemos los medios económicos para hacerlo. Los pacientes nos demandan trabajos de altísima calidad con los mejores materiales a precios irrisorios, y eso no es posible. Recordemos que hacemos medicina, no carpintería, y eso tiene un precio. ¿Cómo revertir esta guerra de precios y tanta competencia a la que estamos sometidos, hoy en día, para poder hacer tratamientos de calidad? Sinceramente, no lo sé… creo que a corto y medio plazo no hay solución. Somos demasiados dentistas y tenemos muchas facturas que pagar.

No hay mejor forma de mejorar que ser crítico con uno mismo. A mí a veces me quita el sueño.

Dr. Pablo Salmerón.

Hasta siempre 2013

Después del post medio optimista del año pasado no se muy bien como empezar este, parece que no han cambiado muchas las cosas, lo gris sigue siendo gris, lo negro negro y lo blanco blanco. Algunos deseos han desaparecido, otros siguen enquistados y alguno nuevo de última hora ha hecho que 2013 tenga algo de perdón. Escribir haciendo balance sobre todo lo que ha pasado este año me resulta difícil, me han pasado cosas buenas y cosas malas, lo difícil no es escribirlas sino saber si las quiero compartir, saber si quiero volver ahí.

2013 ha sido un año fácil, no significa que haya sido bueno, ni tampoco malo, simplemente fácil. Me he dejado llevar por la misma corriente que venía de 2012 y las cosas han ido pasando de forma natural por simple efecto de la gravedad.

Profesionalmente ha sido un año bueno, aunque nunca dejaré de aprender, mis tratamientos con el microscopio son reconocidos por compañeros de profesión hasta el punto de que me mandan sus propios pacientes para que yo trate de solucionar cierto tipo de casos, o ellos mismos se ponen en mis manos para que yo los trate; para mi no hay nada más satisfactorio que eso, de verdad, mil gracias por confiar en mi.

Personalmente, termino el año feliz, y con eso basta.

Aunque eso de encuadrar la vida en años o en periodos es un poco absurdo, y quizá, como decía Jostein Gaarder, nosotros seamos el conejo blanco que se saca del sombrero de copa, tengo que volver al discurso de 2013, hay que tener esperanza en que las cosas irán a mejor, van a ir a mejor, SE que van a ir mejor, que la vida es una carrera de fondo, un camino, que hay gente que se queda a mitad y gente que no llega, pero yo, voy a llegar.

Y es que, “…se hace camino al andar”.

Dr. Pablo Salmerón.

Go Right

The zeal of initial progress met with cold reality, wanting to turn back, but realizing the best thing you can do is to keep moving forward. Stirred forth by overcoming your monsters and meeting head on the challenge that’s been presented to you, becoming more powerful than you ever imagined by truly discovering yourself.”

Desconecta

cellphoneban

Te voy a dar un consejo, desconéctate, deja de comportarte como si fueras un adolescente, deja de actualizar Twitter cada 5 minutos, deja de chequear Facebook en cada semáforo en rojo, borra algunos números, conserva otros…

Llegar hasta aquí y escribir esto significa comerme mis propias palabras y es que hace más bien poco fui así. Llevo un tiempo dándole vueltas a todo esto de la hiperconexión, al “always connected” o como quieras llamarlo, a cómo la tecnología, lejos de acercarnos, nos ha ido separando más, separándonos en lo importante, acercándonos en lo banal, a cómo hemos desarrollado una atracción a lo intrascendente, devorando toda clase de información basura, alejándonos casi sin darnos cuenta, cambiando una llamada que esperas todo el día con ilusión por cinco mensajes sin sentido y desaprovechados en los que la mitad son emoticonos, hablando de cosas importantes por whatsapp en vez de escuchar tu voz

Llevo usando Internet desde Infovía allá por 1995. Empecé a navegar con el móvil a través de WAP cuando sólo se podían leer las noticias línea por línea en una pantalla de 16 colores. Probé las videollamadas en cuanto salieron pensando que aquello era el futuro… con esto quiero decir que estoy muy acostumbrado a la adopción de nuevos patrones de uso de la tecnología, pero no consigo acostumbrarme, y es aquí donde voy, a ver a cuatro personas que han quedado para tomar un café consultando el móvil constantemente. Lo primero que hace una persona cuando se sienta es poner el móvil encima de la mesa, estando más pendiente de ver cuando llega una notificación que de la persona que tiene enfrente. Me resulta muy incómodo estar con alguien y que esté consultando el móvil cada dos por tres como si estuviera esperando la nota final del último examen a notario. Lo peor de todo es que no creo que la gente lo haga de mala fe o por falta de educación, simplemente lo hemos convertido en un vicio, en una manía absurda que convierte ese café en descafeinado.

Generalizar esto y decir que la tecnología tiene la culpa de todo sería caer un gran error y es que la forma de usar las cosas sólo depende de nosotros. No me he radicalizado, ni voy a inmolar el móvil, sigo teniendo Facebook y WhatsApp, me parecen grandes herramientas que permiten comunicar cierta información en determinados momentos que de otra forma sería más complicado, como por ejemplo este post, pero simplemente y como dice el Robe, “me estoy quitando”.

No hay nada peor que tener a alguien a nuestro lado y hacer que esa persona se sienta como si no tuviese la menor importancia en nuestra vida. Desconéctate.

 Dr. Pablo Salmerón.